Ver fotos (2)

Tour-en-Sologne

Ciudad en Tour-en-Sologne
  • El nombre latino de Tour-en-Sologne es TURMA, que significa "destacamento de caballería". Tour, un humilde pueblo a orillas del río Beuvron, tuvo por tanto su origen en un pequeño puesto militar avanzado encargado de vigilar la región (carta de Carlomagno en favor de la abadía de Saint-Aignan-d'Orléans fechada hacia el año 800, que poseía tierras en Tour).

    Según otras fuentes, el nombre de Tour sólo se debe a su loma, que probablemente contenía una torre, y ésta no podía estar mejor situada...
    El nombre latino de Tour-en-Sologne es TURMA, que significa "destacamento de caballería". Tour, un humilde pueblo a orillas del río Beuvron, tuvo por tanto su origen en un pequeño puesto militar avanzado encargado de vigilar la región (carta de Carlomagno en favor de la abadía de Saint-Aignan-d'Orléans fechada hacia el año 800, que poseía tierras en Tour).

    Según otras fuentes, el nombre de Tour sólo se debe a su loma, que probablemente contenía una torre, y ésta no podía estar mejor situada que en la eminencia donde se alza el recinto de la iglesia. Hasta la creación del obispado de Blois bajo el reinado de Luis XIV (1697), Tour era una parroquia de la diócesis de Chartres, arcedianato de Blois.

    Del Neolítico tardío se encontraron dos hachas pulimentadas en Tour (y tres en Mont), que se conservan en el museo arqueológico de Blois. Esta región tan pantanosa no estuvo habitada hasta el final de este periodo.

    En Sologne, se han registrado más de 200 túmulos funerarios de la Edad de Hierro, la época celta o gala. Una veintena de ellos se encuentran en el bosque de Boulogne. Al periodo galo se atribuye la construcción de estanques, que proporcionaban alimento a los habitantes de Sologne y ayudaban a sanear el país. También contribuyeron a la defensa. Numerosos mottes y oppidums estaban protegidos por estanques, como el recinto rupestre de Tour-en-Sologne.

    Lugar de paso arcaico, este pueblo se construyó junto a calzadas galo-romanas, de las que quedan algunos rudimentos. Las vías fluviales eran importantes en la época gala, con sus barcas de remos y sus fondos casi planos. En nuestro municipio, dos puentes cruzaban el Beuvron; el primero, aún en pie, fue construido por los romanos: el puente arriano y su muro bajo que iba del cruce arriano al cruce de Villesavin. Debe su nombre al emperador Adriano, que pasó por él durante una de sus expediciones a la Galia. El segundo puente ya no existe; estaba situado no lejos de La Folletière, en un lugar conocido como "les ponts neufs", y terminaba cerca del cementerio, uniéndose al Chemin des Ogonnières.

    En el siglo XII, en el emplazamiento de una de las torres se construyeron la iglesia dedicada a Saint-Etienne y su presbiterio.
    y su presbiterio. Una bula de 1144 del papa Celestino II demuestra que la iglesia estaba bajo el control de la abadía de Pont-Levoy. Con su fuente galo-romana y su molino del siglo XII, La Folletière debió de ser una aldea en época romana, probablemente destruida por la invasión bárbara. Se han encontrado restos de piedras, ladrillos, tejas y un sarcófago de piedra, probablemente merovingio.

    Como muchos pueblos de la Edad Media, Tour-en-Sologne contaba con un priorato, Notre Dame de Boulogne, que, como su nombre indica, estaba situado en el bosque de Boulogne, lejos de los saqueos (véase www.archeoforet.org). Fue fundado en 1163 por Thibault V, conde de Blois, en una finca perteneciente al cabildo de Saint-Aignan d'Orléans, que en el siglo VIII les había sido regalada por Carlomagno en agradecimiento.

    La granja de la Chaise y el molino de Baignoux pertenecían a los monjes del priorato de Chouzy, en terrenos donados por Hue de Chatillon, conde de Blois, hacia 1299.

    Villesavin
    Villesavin es uno de los señoríos más antiguos de la región de Blais. Se menciona en una venta concedida a Guy de Chatillon, primer conde de Blois, en 1315. Se remonta a 1515, cuando Hubert le Chat, escudero del señor de Ruye, lo hereda de su madre. En 1527, las tierras de Villesavin pertenecían a Jean Breton, secretario de Hacienda del rey. Éste había seguido a Francisco I a Italia, donde perdió su libertad en Pavía al intentar defender la libertad del Rey. A su regreso, Jean Breton, administrador del condado de Blois, fue encargado de pagar la construcción de Chambord, y decidió hacer construir el castillo de Villesavin durante las grandes obras. El señor de Villesavin estaba en contacto permanente con el ejército de artistas de todo tipo llamados a decorar la nueva residencia real.

    Según la leyenda local, una lápida situada a la entrada del recinto del castillo es el lugar de descanso final de un oficial ruso de la época napoleónica, que fue encarcelado en la isla de Villesavin.Fue enterrado con toda la amistad del corazón de la chatelaine de Villesavin, que tuvo el honor de custodiar la vida y la muerte de este gran señor.